Juan Luis Sánchez: “El periodismo es una metodología, no una licenciatura”

Juan Carlos Castro Simón

Salomé Berrocal, Juan Luis Sánchez y Virginia Martín. Vicente Sánchez

“Quisiera empezar haciéndoos unas preguntas: ¿Quién de esta sala cree que el periodismo ciudadano es una amenaza para nuestro oficio? ¿Quién cree que se necesita la carrera para ejercer periodismo? ¿Quién de esta sala tiene un blog?”. Juan Luís Sánchez, cofundador de Periodismo Humano y que esta mañana había anunciado junto a Ignacio Escolar su nuevo proyecto, eldiario.es, contestó a las preguntas que había planteado: “Todo eso son preocupaciones caducas, no vamos a sentir nostalgia por un periodismo que no hemos vivido. Así comenzaba la conferencia del mes de marzo del Ciclo InforUVa.

Sigue leyendo

Alicia G. Montano: “Primero nos tuteló Franco y después la Democracia”

Juan Carlos Castro Simón

Alicia Gómez Montano. Vicente Sánchez

Alicia G. Montano, directora de Informe Semanal, ha impartido hoy una conferencia en el Salón de Grados de la Facultad de Filosofía y Letras de Valladolid. En una sala llena, sobre todo, de estudiantes de periodismo ha explicado, ayudándose de vídeos de su propio programa, la importancia de la imagen en nuestro tiempo.

La directora de Informe Semanal explicó que el éxito de su programa está en la Memoria. Es decir, atraviesa tres generaciones en este país, porque “abuelos, padres y nietos alguna vez han visto Informe Semanal”. En palabras de la conferenciante: “La memoria colectiva de la gente contribuye a la supervivencia del programa y el crédito que tenemos”.

Según ella, el problema de basar el éxito de su programa en la memoria conlleva el problema de no poder cambiar ni el color, ni la melodía ni el nombre; ya que, aunque siguiera siendo el mismo equipo haciendo lo mismo, para los telespectadores no sería igual. El secreto de la evolución del programa y su adaptación a las nuevas tecnologías está en hacer cambios que apenas se noten.

Otro de los motivos por los que Informe Semanal no ha cambiado de formato es porque el clásico “te permite contar cualquier cosa”. Alicia G. Montano explicó a la sala que lo mejor con periodismo de testimonios como Callejeros puedes llegar más a un desahuciado, pero con el formato de Informe es mucho más fácil contar datos como el número de desahucios o incluir la opinión de la asociación pro-desahucio.

G. Montano explicó que el programa nació dos años antes de que muriera Franco y presentó, aprovechando la debilidad del régimen, informaciones que, sin ser tan críticas como lo pueden ser ahora, constituían unos pequeños “pellizcos de monja” al régimen. Es una muestra de que, tal y como comentó Félix Pons, presidente de las Cortes durante 8 años en el Franquismo, en una entrevista, la sociedad española estaba preparada para la transición.

En un momento en el que no existían los consejos de redacción y de informativos, Informe Semanal fue el primero en TVE que tuvo un consejo de redacción. “Esto para un jefe es muy incómodo, porque es difícil someterse a la crítica”, especificó. Informe Semanal es el único programa que lo tiene de manera única y permanente todos los lunes.

Ya en el turno de preguntas hablando de la censura en Televisión Españolan dijo que desde hace siete años con la nueva ley se cortó la relación entre los periodistas y el partido político en el poder. “Ha sido difícil adaptarse al cambio porque no estábamos acostumbrados. Primero nos tuteló Franco y después la democracia”.

Para concluir la conferencia indicó que para trabajar en Informe Semanal, “aunque puedas hacer un reportaje en un día, no hay que tener prisa, ni por triunfar, ni por publicar premisas, ni por querer ser una celebrity. En el reportaje solo sale el nombre del periodista al final. En la tele hay quién cree que se vale lo que se sale. Informe Semanal es un programa bastante anónimo en el que para aparecer en el vídeo se necesita un motivo justificado de dar credibilidad y cercanía al hecho”. En resumen: “Buen periodismo, saber documentarse y escribir para la imagen”.

La comunicación en Red, a debate con Antoni Gutiérrez-Rubí

Ana Isabel Martín / Juan Carlos Castro

“¿Cuántos de vosotros tenéis un periódico de papel ahora mismo?” Solo una de las casi cincuenta personas que estaban en el salón de grados de la Facultad de Filosofía y Letras levantó la mano. Así, desde el primer momento, Antoni Gutiérrez- Rubí centró su conferencia en el cambio que Internet está provocando en la sociedad y en los medios de comunicación. Los periódicos tienen sus días contados. “Yo necesito tener la información en mi bolsillo” dijo el asesor político invitado este mes por la facultad.

“Si ahora mismo tienes que elegir entre tu Toshiba y tu identidad digital ¿Con qué te quedarías”. Una asistente sorprendida por el enfoque interactivo del que dotó Rubí a su exposición, eligió tras recapacitar brevemente que se desharía de su ordenador. Los valores en la sociedad están cambiando y lo realmente valioso en la actualidad no son los bienes materiales y los títulos, sino los intangibles como el prestigio o el mérito. Así su tarjeta de contacto no es un trozo de papel con un correo electrónico. “Buscadme en Google”.

El experto en comunicación también tuvo palabras para referirse a las revueltas sociales que han ocurrido durante el año 2011, como las árabes y de forma más cercana, el movimiento 15M. Rubí explicó que en la sociedad actual, dominada por la Red tenemos la posibilidad de “pensar, decir y hacer” desde un dispositivo. En este punto, se atrevió a denunciar la falta de cercanía de los políticos argumentando que después de haber publicado en la Cuarta Página del País el día 19 de mayo su artículo “Presidente baja a la plaza”, no recibió ninguna llamada de políticos pidiéndole consejo. El primer cliente que captó a partir de esa publicación fue un banquero.

Tras dos horas de conferencia Antoni Rubí abandonó el Salón de Grados tras un fuerte aplauso, aunque varias personas no pudieron preguntar todo lo que querían.

Podéis ver todas las fotografías de la conferencia y la posterior entrevista en el canal de Flickr.

Realizado por David Asta